sábado, 8 de enero de 2011

DEJAR DE AUTO-COMPADECERSE

Cuando estamos pasando una mala racha o una situación complicada siempre tendemos al auto-compadecimiento. Pensamientos como:¿Por qué yo?, que mala suerte tengo, no hay forma de que levante cabeza, que desgraciado/a soy, no me merezco esto… son algunas de las frases que pasan por nuestra cabeza.
Yo soy de las que pienso que lo que no deseo para mi no se lo deseo a los demás, y como sufrir es doloroso y no lo deseo, pienso que nadie merece sufrir.


Pero sufrir es inevitable, siempre va a ocurrir algo que nos despierte ese sentimiento, así que ya que tenemos el problema encima sin más remedio, no creo que lamentarse sea la solución. Ésto no quiere decir que nos prohivamos llorar, ya que llorar no es malo, ayuda a liberar tensión acumulada, siempre y cuando no signifique estar todo el día llorando, ni encerrarse en sí mismo. Si fuera ese el caso, en su lugar cambiaremos la estrategia.
Lo primero que tenemos que hacer es aceptarlo aunque no lo merezcamos y pensar cómo podemos solucionarlo, o si no hay solución, que podemos hacer para liberar ansiedad.
Para deshacernos de la ansiedad acumulada os recomiendo distribuir el tiempo libre y manteneros ocupados para distraer vuestra mente, para ello echaremos mano de nuestros hobbies, por ejemplo: leer un buen libro, hacer deporte, quedar con un amigo/a, ir al cine, al teatro, salir a bailar, a cenar, pasear por la playa, hacer senderismo… principalmente, EVITAR EL AISLAMIENTO SOCIAL. Quedarse en casa lamentándose no es la solución aunque cueste, merece la pena intentarlo, para podernos sentir mejor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario